martes, 29 de septiembre de 2009

SIEMPRE TIENE QUE HABER UN MANCHÓN...


Todo lo relacionado con el XXII Encuentro Nacional de Cofradías Penitenciales se puede catalogar, al menos, de complaciente y satisfactorio. Pero, siempre tiene que haber un borrón en un expediente limpio y ordenado. Esta vez ha sido la Cofradía del Prendimiento quien no ha sido fiel a la historia, y la que puede ser hasta incluso denunciada por modificar una obra artística concebida por su orfebre de una manera distinta a la que salió el domingo a la calle.

Han tratado de obrar según la desmemoria histórica, quitando de la base del llamador una plaquita con una leyenda que rezaba: "Al cielo con el Señor de los Ángeles. J.C. Naranjo". Una obra encargada y concebida a gusto del donante, que la hermandad recibió con ingratitud, y ahora la enseña así. Miren ustedes, si no es de su agrado un martillo donado, tienen tres caminos a seguir: 1.Aceptarlo y no sacarlo en la estación de penitencia, 2.No aceptarlo y 3.Aceptarlo y sacarlo en la estación de penitencia manteniendo la integridad de la obra.

Lo que han hecho no tienen nombre, y además de ser unas personas que no se visten por los pies, han quedado en evidencia, dando a conocer su poca gratitud a un hombre que ha hecho bastante por la hermandad que ahora gobiernan. Siempre quedarán personas íntegras en esa hermandad, pero su junta de gobierno demuestra día a día la poca clase que tiene, si es que conoce esa palabra. Además de con su deshonestidad, del "asesinato artístico" que han cometido, y la poca compostura que mantenienen, quédense con una frase:

"De bien nacidos, es ser agradecidos"

Fotografía: Tuenti

1 comentario :

  1. Te doy toda la razón del mundo, una obra es para exponerla tal cuál fué concebida, máxime si es una donación,pero ya sabes........LA ENVIDIA PONE VERDE AL NEGRO

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.