miércoles, 29 de octubre de 2008

CAPATACES DE AYER, ORGULLO DE HOY

Los capataces Paco Reguera y Manolo Villanueva visitaron anoche el plató del programa Semana Santa de Sevilla en Sevilla TV.

Ambos repasaron los temas más candentes de la actualidad del mundo del costal y también tuvieron un recuerdo para sus maestros. Manolo Santiago, Rafael Franco, Salvador Dorado El Penitente, Rafael Ariza fueron algunos de los nombres que se pronunciaron como buques insignias de los capataces de Sevilla.

Manolo Villanueva: Amargura y San Roque, Santa Genoveva y Santa Marta, San Bernardo, Cigarreras, Gran Poder y Servitas.

Paco Reguera: Dulce Nombre de Bellavista, Redención, Cerro del Águila, Cachorro y Consuelo (Cantillana).

Diferencia entre costaleros profesionales y hermanos costaleros

Manolo Villanueva sostuvo que el costalero, cobre o no cobre, es profesional”, en reconocimiento al buen nivel que existe hoy en numerosas cuadrillas. Bien es cierto que antes, un chaval con 14 años estaba plenamente desarrollado porque trabajaba en el muelle o en el mercado, haciendo trabajos físicos y ahora yo no me atrevo a echarle kilos a un chaval de 16.

Paco Reguera defendió a los actuales costaleros que no dejan de ser una continuación de lo que había.

Incluso, ahora hay mucha más gente dispuesta a salir de costalero.


Sobre si constituyen o no un grupo de presión

Reguera reconoció que una hermandad no puede implicar sólo a los costaleros cuando hay elecciones.

Demasiados auxiliares alrededor del paso

En opinión de Manolo Villanueva, se puede mandar un paso con cuatro o cinco personas, sin necesidad de más. Paco Reguera lo ampliaba hasta los cinco o seis. En cualquier caso, ambos aseguraban que, normalmente, van siempre más de los que son suficientes. Muchas veces, cuando los costaleros dejan el costal, se quieren incorporar como auxiliar para seguir en el equipo, argumentaba Villanueva.


Cofradía compartida

Ambos saben lo que es mandar en una cofradía entera o en un solo paso. En este sentido, se está imponiendo con fuerza el hecho de que un equipo de capataces comande un solo paso de los dos que suele tener la cofradía en la mayoría de los casos.

Manolo Villanueva aseguró que es mejor ser capataz de una cofradía entera que de un solo paso mientras Paco Reguera aseguró que, personalmente, no le afectaba una circunstancia o la otra para el desarrollo de su trabajo.


Los raíles del tranvía

Las dificultades que ofrece los raíles del tranvía, como antaño, es un asunto que preocupa, especialmente, a Paco Reguera que los sufre, cada año, con la Hermandad del Cerro en la calle San Fernando. Lo que no entiendo, dijo, es porqué se le ha dado solución en la Avenida, colocándole unos tubos de silicona y eso mismo no se hace en la calle San Fernado.


Formas de andar del Gran Poder y Redención

Manolo Villanueva es de la opinión de que el Señor del Gran Poder, con su equipo de capataces, no ha cambiado la forma de andar. Quizá, algo más pausado porque yo entendía que lo necesitaba, pero manteniendo la misma forma de andar.

Por su parte, Paco Reguera habló de la forma de andar el paso en la salida extraordinaria del Señor de la Redención. Entendíamos que el paso debía ir sobre los pies. Estaba muy amarrado el hecho de que no se andara como el Lunes Santo. Hubo que cambiar el chip, aseguró.


Pasos atrás y otros recursos

Manolo Villanueva fue contundente cuando aseguró “respetar pero no compartir” el hecho de que un paso ande hacia atrás. No obstante, aseguró que “es mucho peor la que lo intenta imitar y le sale de aquella manera. Por su parte, Paco Reguera dijo que lo importante era que cada cofradía mantuviera su sello.


Peor momento

Paco Reguera comentó la anécdota de la salida accidentada del paso del Señor de la Redención, hace dos años, cuando las ramas del olivo no permitieron la correcta salida del Cristo. Ha sido un mal momento pero peor fue el aguacero que nos calló con el Cerro por la calle Afán de Ribera o con la Redención cuando íbamos por Francos hace unos años.


Costales de fantasía

Un tema recurrente cuando se habla de estética es el hecho de que los costaleros luzcan sus costales con telas llamativas y poco acordes con el estilo de la cofradía. Manolo Villanueva aseguró que no era un asunto que le preocupara y que lo importante era que el costalero hiciera bien su trabajo. Por su parte, Paco Reguera compartió la decisión de muchas hermandades, de crear una normativa que regule la estética de los costaleros a la hora de lucir el costal.

Fotografías: José Javier Comas y Manuel Jesús Rodriguez Rechi para Pasión en Sevilla

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.