miércoles, 22 de febrero de 2012

CUARESMA


Te esperábamos, pasa. No te marches, acomódate, no quieras irte, si aún no te hemos vivido. Deja que te gocemos  y podamos paladear cada momento, déjanos disfrutar de tu aura melancólica cuasi mortecina, de reflexión y esperanza.  Siéntate, deja que charlemos contigo, de tus cosas, que hace mucho que te esperábamos, y sin embargo presiento que ya te has ido.
Todo se hace ceniza, penumbra y a la vez se intuye la luz, una luz radiante que en solo cuarenta noches nos hará temblar, sudar sangre si fuera preciso, sumidos en un mar de nervios en que se convierte la corta y ansiada espera.
Pasa y siéntate haznos disfrutar de las vísperas, de sus cultos, de viacrucis insólitos, ansiados en cada una de nuestras parroquias por cofrades que no solo se quedan en lo estético sino en lo que significa tu caminar por un trecho tan lleno de pasión, déjanos  verles de cerca, sintiendo Sus manos apretadas y amarradas cerca de nuestros labios temblorosos. Pasa sin prisa que podamos regodearnos en la contemplación cercana de Dios hecho Hombre y de su Divina Madre, de sus ropajes que recuerdan a una mujer que se echa andar tras de su Hijo por la calle de la Amargura. Déjanos que saquemos sin prisa nuestra ropa de gala con la que acompañarte en la tarde de Tu salida a la calle.
Quédate quieta, ahí, en la calle viendo pasar capirotes que se pasean por las aceras metidos en bolsas y que nos hacen soñar, o en esas mismas calles que se llenan de costaleros ensayando el que ha de ser tu paso triunfal por nuestra ciudad. Quédate ahí esperando el traslado de Nuestros Titulares camino del que será un templo “cochambroso”.
Quédate no te marches, que son solo cuarenta días con sus cuarenta noches.

4 comentarios :

  1. Palabras con ese suave y fino regusto que tú sueles dejar en lo que haces, en lo que escribes, bendita cuaresma arrullada por palabras como estas.
    Gracias por perlas como estas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, pero sin duda es mas el cariño con el que las lees, y lo que anhelas al leerlas que en si lo que pueden expresar. Ademas yo solo tengo momentos muy de tarde en tarde, tu sin embargo lo haces casi a diario.

    ResponderEliminar
  3. Manuel, como si estuvieramos jugando al tenis, ahora te devuelvo la pelota... Capturar el tiempo. Gracias.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.