jueves, 5 de marzo de 2015

Siempre Tú, cuando llega el tiempo, cuando paso a VerTe, al cruzar Tu mirada, allí, en lo alto, cuando quizás Seas mas Tú, porque ya Te dije una vez, será la edad, que, allí, arriba, me parece que Estas mas en Tu sitio.
Tú, a pesar de todo, aunque no haya tiempo, aunque la vida dé tantas vueltas, pese a que te falte y Tú lo entiendas, o no lo entiendas, a pesar de la gente, pese a quien le pese, aunque el roce no sea continuo, siempre vuelves.
La luz, los minutos, el sonido, todo cambia en el mes de las tinieblas, cuando la luz se torna radiante y el cielo azul cambia su tonalidad, para hacerla radiante, intensa, como la cuaresma se debe vivir.
En la penumbra de Tu casa, con la calidez de la cera, y el olor a flores frescas que solo ante Tu presencia cobran el sentido para el que fueron creadas, dar color a la Palabra, a la Luz, a la Bondad.
Tu el Jefe, Dios, mi Dios, nuestro Dios, el único y verdadero.
Tu, y sin Ti, yo no.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.