lunes, 9 de abril de 2012

RECUERDOS


Comenzaba la semana sin ni siquiera creerme que llegaba la Gloria,  se iniciaba el tiempo esperado, pero creo que de tanto esperarlo, de tanto deseo, nunca el ansia hizo que me viera dentro ni de la cuaresma, ni tan siquiera de la Semana mas Grande, ni aún descontando los dias que el calendario guardaba con tanto celo.

Los primeros dias vinieron marcados por el agua que no nos dejaron disfrutar de las pocas cofradias que salian a la calle, y en la mitad de la semana, en la mañana del dia mas esperado del año, por lo menos, no tuve malas noticias y eso me hizo ver la vida de otra manera, con otro prisma, desde otra óptica, de tal manera, que casi todo perdia el sentido, porque la Vida seguia su curso, la Esperanza aún esta por llegar, cuando el calendario ya ni se acuerde de esta semana fria y sean tiempos que nos hacen volver otra vez a la penumbra, a la tarde noche apagandose antes de tiempo.

Y además la tarde era de ella, de un pequeño nazareno que vestia por vez primera su túnica, con la ilusion de quien reparte caramelos y estampas como un juego. La tarde era de ella y poco mas necesitaba el nazareno que verse vestido a su lado antes de salir con la mirada nublada de la que tantas veces ha vestido al nazareno y la sonrisa en los labios de una madre que tanto  se sacrifica por mi Semana Santa.

Pasado el Miercoles Santo, llegaba un frio Jueves que parece no acordarse del refrán de tiempos pasados donde en este Jueves relucía más el sol. Y de esta manera veiamos marcharse una Cena, que ya habiamos visto años atrás, un Pilatos cada vez mas raro repartiendo estampas con la cara de un Romano, no se si para regañarte, o para que les tengas miedo, porque supongo  ¿que no querrán que las pongamos en la mesita de noche para que le recemos?

También vimos a un Longinos que aunque con gloria centenaria quizás escaso de historia y a la espera de un futuro mejor. La Dolorosa con la fuerza de un barrio que la lleva, como sus costaleros verdaderos fortines de una Reina.

Casi sin darnos cuenta llegaba la mañana cuasi heladora del Viernes Santo y en la tarde noche, ahora ya si heladora nos dimos la enhorabuena por ver de nuevo el Descendimiento del Amor andando por nuestras calles, el clasicismo hecho paso en el Cristo de la Piedad, la Angustia de Maria con su hijo muerto, y la sorpresa de un Sepulcro que salia con decoro en su paso dandole sentido a la muerte.

La Dolorosa de la Catedral acompañada de la jerarquia con prisa por abandonar a la Virgen  y dejarla sola, como asi apareciera en el dia en que el pellizco volvió a surgir, en el sitio que más gloria cofrade me ha dado en los ultimos años, Sola con Margot, Sola con verdadero clasicismo llevándote a la gloria momentanea de quien espera y al final encuentra lo que buscaba o anhela lo que ya se va y te hace apreciar que el tiempo pasa, sic transit glori mundi. Por eso quizas de todo se aprende, hay que vivir el momento porque lo pasado no sirve nada más que para el recuerdo. Feliz Pascua de Resurrección.

1 comentario :

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.